domingo, 8 de abril de 2018

Hoy he aprendido,  que el silencio no solo es no emitir voz ni ruido.
Si no abstraerse del mundanal ruido y no escuchar lo banal, o darlo
importancia mínima. Observar paciente y participar de toda tu alma
con los que te rodean. Querer y ansiar resolver tus errores y defectos,
en definitiva intentar tomar una visión de tu vida.
Para aprovechar y sacar el provecho, que te haga transcender
y que los nubarrones negros que siempre nos asedian desaparezcan.

Gracias PEPE por enseñarme la senda de la muerte  y la resurrección.
Fco García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario